RED SOCIAL

Señor, señora, señorita, joven, si usted no vive lo suficientemente ansioso, estresado, con cansancio mental, paranoico, hipocondriaco y molesto, métase a una red social, navegue un rato, le aseguro que con diez minutos usted terminará de cumplir su cuota de ansia al no tener noticias en muros que no se actualizan; estrés, al notar que hay otros en los que se postea a cada rato; cansancio al leer las notificaciones de los amigos de los amigos de sus amigos que han contestado o puesto algo donde a usted se le ocurrió poner solamente un :(; paranoia al darle seguimiento a algún estado o historia que pegó algún conocido y tratar de averiguar qué le pasó y por qué, e hipocondria, cuando después de todo esto note que le duelen los ojos, que su espalda está nudosa, que la muñeca derecha lo está matando y que no puede doblar el cuello. Si no, al menos, con un par de estados u opiniones de algún parroquiano le bastará para estar MO-LES-TO.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El retrato de Zoe y otras mentiras, de Salvador Elizondo

Animales hasta en la sopa