Espejo

Somos vaivén incesante,
arena revuelta,
un enrollar de piernas y brazos.
Gemido,
choque.
Nos extendemos
más allá de un cuarto de madera.
Somos infinitos.
Nuestros desencuentros
se arrollan, ruedan
y revientan contra las rocas.
Somos espuma,
nos agitamos sobre el espejo salino,
denso,
que nos mira.
Paz,
murmullo:
bajamar.
Adormilados
somos océano en calma,
aceite verdiazul,
ojo acuoso que nos imita,
reflejo violento:
pleamar.
Somos amenaza,
ruidoso estallido
o chapoteo y
rizos sutiles
sobre el agua.

Comentarios

Ela bigail dijo…
Me gusta tu poesía cuando es matemática, me gustan los peces vigía y el agua que nos cubrió los tres días :)
Zoe Romero dijo…
Me gusta que te guste. Es un honor. Abrazos Ela.
un Extraño dijo…
Tzu: Ojala pudiera escribir algo mas alla que "me gusta", pero mejor te lo dibujo en el aire con mis manos al ritmo de mis cansados pasos.

Un beso de agua.

Entradas más populares de este blog

El retrato de Zoe y otras mentiras, de Salvador Elizondo

Animales hasta en la sopa