Entradas

Mostrando las entradas de febrero, 2006

Senza cuore

Llegué a menospreciar la expresión. Incluso pensé que era demasiado cursi. Hoy sé, sin orgullo y sin gloria, lo que es andar por el mundo con el corazón roto.
He de admitir que quise repararlo al menos un par de veces: utilicé pegamento de contacto, después, masking. La primera vez obtuve un corazón reluciente, casi. Las fisuras no eran muy perceptibles. Confiada, tratando de ocultar lo que había pasado, quise llevar el corazón a su sitio pero en el camino, el corazón cayó de mi mano. Lo levanté avergonzada y ya sin tanto esmero otra vez me puse a arreglarlo. Pegué masking aquí y allá y el corazón quedó hecho un rústico envoltorio. Ya no lucía en su antiguo anaquel y mejor lo metí en mi bolsa. Despistada caminé por la calle y sin más, alguien a quien no había visto en mucho tiempo, al pasar con poco tiento junto a mí, lo aplastó.
Sé que llegué a menospreciar la frase y a creerla demasiado cursi, pero hoy entiendo bien de qué se trata andar por el mundo con lágrimas atoradas, olvidar la …

La mole Antonelliana

Imagen
Una vista de Torino, donde se llevan a cabo las olimpiadas de invierno, y el río Po
Ya no estoy triste
y me da miedo.