Entradas

Mostrando las entradas de abril, 2007

Cocinando escritura

Mi voluntad de escribir es también una voluntad destructiva, un intento de aniquilarme y de aniquilar el mundo.
Escribo porque soy una desajustada a la realidad; porque son, en el fondo, mis profundas decepciones las que han hecho brotar en mí la necesidad de recrear la vida, de sustituirla por una realidad más compasiva y habitable...
Esta voluntad destructiva por la que escribo se encuentra directamente relacionada a mi necesidad de odio y mi necesidad de venganza; escribo para vengarme de la realidad y de mí misma, para perpetuar lo que me hiere tanto como lo que me seduce.


Rosario Ferré, "La cocina de la escritura" en La sartén por el mango de Patricia Elena González y Eliana Ortega.

ENSAYO 1

He descubierto que mi grado de enamoramiento se puede medir debido a la cantidad de tonterías que puedo decir en diez minutos y de forma no intencional:tienes ojos de perro, ¿haces ejercicio? no se te nota...)o bien, por la cantidad de palabras que no digo, que pienso pero no me salen, pues. Otro criterio sería mi capacidad para adquirir un tono rojizo en el rostro, ponerme a la defensiva, reprochar en vez de ser amable, brincar o cantar en plena calle, etcétera.

Digamos que el silencio no sirve de mucho al momento que deseas dejar una buena impresión en otra persona o quieres que te conozca. El mutismo puede indicar que somos unos pelmazos; casi nunca indica que estamos estructurando en nuestra cabeza un discurso sumamente interesante e innovador respecto a los temas de actualidad. Y a eso agreguemos el ponerse rojos por estar "chiveados". Válgame el cielo. ¿A dónde se puede llegar así?
Al sobreponerse del mutismo es común pasar al "tartamudismo", es decir, a ha-ha-…
Esta semana
(thanks God)
recibí señales de vida
de algunos amigos.
Y sin embargo,
no vi a ninguno.

En Cuetzalan

¿qué hay en dos amigos
cuando después de todo
parecen perdidos
y prefieren a otros?
¿qué dan lerdas manos,
ignorando lo dado,
si antaño se estrecharon,
ahora están engañados?
¿qué les hizo alejarse
de su 'orilla intranquila',
tan siquiera un instante
piensan en esos días?

-Héroes del silencio-

Entre la inopia y la molicie

Hoy no sé lo qué quiero escribir
no sé qué es lo que quiero sentir
si ánimo o frustración
si pasión o ecuanimidad
no sé qué quiero decir
tengo ganas de
y no sé ganas de qué
no sé hoy lo que quiero escribir
no sé bien lo que quiero sentir
no sé qué tengo que decir