Entradas

Mostrando las entradas de diciembre, 2012
Mi yo renovado en Coatzacoalcos oxidandose aquí en unos cuantos días...
(parafraseando a Pizarnik)
Te miro en las fotos
ya no tienes ese aire de autosuficiencia.

Cuestión de compromiso

Me dedicaré a mí y luego a ti. Porque a menudo se queda más vacío quien no se entrega a nada o a nadie. Vacío por no adherirse. Estoy cansada de que para poder entregarme yo, tenga que esperar de la gente algo que quizá no puede o no quiere dar: compromiso, cierta estabilidad, tiempo, lealtad, amor. Quiero algo libre, total, respetuoso. Si la gente no puede darlo, seguiré buscando, voy a dedicarme a mí, a lo que quiero, y luego a ti, a crear esa adhesión.

Kilómetros

Kilómetros de carretera, horas para pensar, para llorar a gusto por lo que no puedo cambiar, para definir lo que debo hacer y modificar eso que no quiero y que no me gusta... Por eso y más amo los viajes, porque te ayudan a encontrarte, a replantear rutas, a despejar el camino, ordenar ideas y contestar interrogantes (de regreso, cansada pero contenta).
¿Y qué se hace con un árbol que da volteretas?
-.-.-.-.-.-.-.-.-.--.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Mi corazón en un jardín donde los árboles vuelan.
-.-.-.-.-.-.-.-.-..-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

En su corazón se cultivan arbolitos voladores para consumo personal.
-.-.-.-.-.-.---.-.-.-..-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-..-.-.-.-

Ya sé cómo se arraiga un árbol que camina: amándolo, amándolo mucho (asumiendo también las consecuencias).
-.-.-.-.-.-.-..-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Y si usted decide cultivar un árbol que camina, disfrútelo, después volará.
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-..--.-.-.-.-

Un árbol que camina no puede colgarse a sí mismo. Pero teniéndolo cerca, sirve para que se cuelgue usted.
-.-..-.-.-.-.-.-.-.-..-.-.-.-.-..-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

No se arrime usted a un árbol que camina. No da sombra.

-La culpa no es toda de los árboles que caminan, el problema es, quizá, la tierra infertil donde intentan plantarlos...