Entradas

Mostrando las entradas de septiembre, 2009

Física: Estado de sublimación o Paso de estado sólido a gaseoso

A C. D. Podremos comer en La comandanta Ramona,
hablar de caracoles mirando el mapa,
tomarnos de la mano y luego
precipitarnos a buscar libros.

Puedes contarme de revolución, regalarme Corte de caja.
Podemos bailar en una cafetería mientras la empleada nos ve,
quizá dejarnos llevar por la música electrónica en un antro pretensioso
o impregnarnos de salsa en un bar de mala muerte.

Puedes untarme hielos en la espalda,
levantarme con un beso de tabaco,
puedes cristalizarme en tus fotografías,
besarme como una tormenta constante.

Puedo creer, mientras sorbo café chiapaneco en el df,
que estoy oyendo son en el Madre tierra
o pensar que estamos juntos en otro lugar.

Puedo derramarte en lo que escribo,
evaporarme contigo por calles empedradas
contarte de mi sueño de irme lejos,
puedo pedir que me acompañes.

Sólo hace falta que aparezcas de nueva cuenta.
Ven pronto, que me estoy sublimando.

Huída

(para ti) Huyes
como ladrón,
es tu costumbre.

Dejas asuntos pendientes,
cuestiones a medias,
explicaciones nulas.

Todo lo resuelves
con una carrera de velocidad,
enorme silencio.

Y agazapado en la distancia
disfrazas tu cobardía
con una sonrisa criminal.

Oración por Marilyn Monroe (Ernesto Cardenal)

Señor recibe a esta muchacha conocida en toda la Tierra con el nombre de Marilyn Monroe, aunque ése no era su verdadero nombre (pero Tú conoces su verdadero nombre, el de la huerfanita violada a los 9 años y la empleadita de tienda que a los 16 se había querido matar) y que ahora se presenta ante Ti sin ningún maquillaje sin su Agente de Prensa sin fotógrafos y sin firmar autógrafos sola como un astronauta frente a la noche espacial. Ella soñó cuando niña que estaba desnuda en una iglesia (según cuenta el Times) ante una multitud postrada, con las cabezas en el suelo y tenía que caminar en puntillas para no pisar las cabezas. Tú conoces nuestros sueños mejor que los psiquiatras. Iglesia, casa, cueva, son la seguridad del seno materno pero también algo más que eso... Las cabezas son los admiradores, es claro (la masa de cabezas en la oscuridad bajo el chorro de luz). Pero el templo no son los estudios de la 20th Century-Fox. El templo -de mármol y oro- es el templo de su cuerpo en el q…

Confesión C.D.

Pude enamorarme
del arete en tu oído,
de tus lentes con una mica estrellada ,
de tu cabello corto y castaño
seduciendo apacible a mis dedos.

Pude adorar
esos labios finos de tu boca grande,
tus muslos anchos y tus pantorrillas fuertes,
las nalgas opulentas y tu sexo nervado.

Pude enamorarme
de tu manera de hacer el café por las mañanas,
de tu música y del primer cigarro del día.

Pero apareciste rápido e igual
súbitamente
te fuiste.

A prepararle café a alguien más,
a compartir la ducha
y el primer cigarro de la mañana.

Rápido huíste
a entregar tus labios finos,
tus muslos, las nalgas, tu sexo,
las manos amplias de uñas cuadradas
a alguien más.

Estábamos en eso de salvarnos

María Rivera

Estábamos en eso de salvarnos, estábamos
amargos y oscuros
sobre el caballo del tiempo.

Tú no me veías,
debí saberlo. Tú no me veías
zozobrando.

Una tarde sembré un brazo de siempreviva
porque estábamos en eso de salvarnos
y yo pensaba en los retoños
con apasionada inocencia,
mientras el mar, su cadera turbulenta,
nos arrojaba entre médanos de niebla.

Era el cielo tendido entre dos mares,
el grito acallado en la garganta
con hirvientes alfileres,

pero estábamos en eso de salvarnos,
porque pensaba "qué hermoso sería
alvarse entre dos manos".

Porque estábamos en eso de salvarnos
caminé tras de otros pasos
con la voz atenazada por la asfixia,
una urgencia de metales y campanas,
mientras las llamas devoraban
la maleza que crecía entre nosotros.

Porque estábamos en eso de salvarnos,
quise entregarme a la delicia del ensueño
en una habitación donde la sangre
y su ramo carnal
pudieran cerrarme los ojos,

porque estaba en eso
de caminar sobre la cuerda,
y era nada más salvarse,
para no poner
el pie sobre…

Cómo eran las cosas*

Creo que es momento para otra bomba de humo
y batirme en retirada
nuestra sociedad me perjudica
vos no sos una chica cualquiera.

Qué ridículo es que pienses
que todo es tuyo inclusive yo
todo eso tuyo puede ser
pero esta noche es para los dos.

Quizás fue la mañana en que vendados los dos
descubrimos cómo eran las cosas
y sin abrir los ojos nos teletransportamos
a donde deseariamos estar.

*Babasónicos, fragmento.

Para E. R. S.

Sí, es cierto. ¡La vida es tan corta! Y ésta es la única vida de la que voy a acordárme.
Excelente. Un gustazo.