Cómo eran las cosas*

Creo que es momento para otra bomba de humo
y batirme en retirada
nuestra sociedad me perjudica
vos no sos una chica cualquiera.

Qué ridículo es que pienses
que todo es tuyo inclusive yo
todo eso tuyo puede ser
pero esta noche es para los dos.

Quizás fue la mañana en que vendados los dos
descubrimos cómo eran las cosas
y sin abrir los ojos nos teletransportamos
a donde deseariamos estar.

*Babasónicos, fragmento.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El retrato de Zoe y otras mentiras, de Salvador Elizondo

Animales hasta en la sopa