Física: Estado de sublimación o Paso de estado sólido a gaseoso

A C. D.
Podremos comer en La comandanta Ramona,
hablar de caracoles mirando el mapa,
tomarnos de la mano y luego
precipitarnos a buscar libros.

Puedes contarme de revolución, regalarme Corte de caja.
Podemos bailar en una cafetería mientras la empleada nos ve,
quizá dejarnos llevar por la música electrónica en un antro pretensioso
o impregnarnos de salsa en un bar de mala muerte.

Puedes untarme hielos en la espalda,
levantarme con un beso de tabaco,
puedes cristalizarme en tus fotografías,
besarme como una tormenta constante.


Puedo creer, mientras sorbo café chiapaneco en el df,
que estoy oyendo son en el Madre tierra
o pensar que estamos juntos en otro lugar.

Puedo derramarte en lo que escribo,
evaporarme contigo por calles empedradas
contarte de mi sueño de irme lejos,
puedo pedir que me acompañes.

Sólo hace falta que aparezcas de nueva cuenta.
Ven pronto, que me estoy sublimando.

Comentarios

Hellhammer dijo…
A mí puedes huntarme crema en mi rodilla, es que me duele mucho y no se me quita XD. O podemos ir a quemar caracoles a un terreno baldío, no sé.
Me gustó tu texto, me gustaría que escribieras sobre otras cosas a ver que tal te quedan, no sé.. del viaje al cosmos, o de tu experiencia con los tarahumaras o de los cuernos que le pusiste a Vicente Fox cuando, fue al penal.

No es cierto jaja, bueno si puedes si escribe sobre otra cosa.
me gustó la parte que dice : "Besarme como una tormenta constante"

Adios... Baygon verde.
cuando puedas dale una visita a mi blog
Hellhammer dijo…
chale me equivoqué, era untar. Pero el contexto es el mismo
June dijo…
me encantó.....
sabes como regreséa tu blog?
te mandé un mail y salía en tus novedades de msn.
ok, esté poema, fíjate, está perfecto, perfecto. a este le haría mil ilustraciones, hasta una animación, vaya!
sólo le cambiaría una cosa, en lugar de nueva cuenta yo pondría de nuevo.
Todo lo demás si dice y dice bien (como diría aquel)

Entradas más populares de este blog

El retrato de Zoe y otras mentiras, de Salvador Elizondo

Animales hasta en la sopa