Esta semana
(thanks God)
recibí señales de vida
de algunos amigos.
Y sin embargo,
no vi a ninguno.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El retrato de Zoe y otras mentiras, de Salvador Elizondo

Animales hasta en la sopa

Decisión