Hombre ave

A G. P.
Conozco a un hombre que se erige
más allá de lo aparente
su piel se bruñe con el sol de cerca,
sus ojos insomnes diseñan entre nubes
allá donde se respira color azul
y habitan las aves.

Habla con las gotas de agua,
se acopla con el viento,
camina sobre las hojas ocre
que caen en el oleaje.

Se sale
de los terrenos de lo visible
su mente lo conduce por laberintos múltiples
y escapa de lo que otras manos tocan.

Su cabello rebolotea en terrenos nuevos,
sus manos se pasean en el espacio que nadie ha visto,
hace juegos pirotécnicos en las noches
y crea realidades en el día,
da pinceladas a la tarde congelando el instante
en espera de eternidad.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El retrato de Zoe y otras mentiras, de Salvador Elizondo

Animales hasta en la sopa