Con su sombra

Se dio cuenta que su soledad se parecía a un caminar sin prisa pero no lento, a no eludir respuestas que se saben de antemano, a no pedir ni dar explicaciones, a leer, escribir, bailar, dormir, tomar café, llorar y reír a conveniencia. Y le gustó.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El retrato de Zoe y otras mentiras, de Salvador Elizondo

Animales hasta en la sopa