Madrugada

Después de hacer el amor unas tres veces durante toda la noche, ella le dijo a eso de las 6 de la mañana que se casaría. Él, a pesar de haberle dicho que ambos eran libres cuando empezaron a salir, sintió una estalactita atravesarle el pecho. ¿Qué era aquello? ¿Una aguda manera de hacerlo reaccionar? ¿O una fría muestra de que ella en verdad jamás se enganchó a él? Su única respuesta fue el congelamiento, mientras la veía tomar su bolso y salir.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El retrato de Zoe y otras mentiras, de Salvador Elizondo

Animales hasta en la sopa

Decisión