Del 26 de octubre de 2011

Soy paella,
no pa´él.
Involuciono.
Soy un par de rodillas
que rechinan.
50 escuchas de palabras zombi.
Soy un muro, una grieta.
Un pozo que no tiene fin.
Soy yo y todas las niñas de mi familia.
Y todas las mujeres que se sientan a mi lado,
no enfrente de mí.
Soy un páramo tranquilo
que no encuentra paz.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El retrato de Zoe y otras mentiras, de Salvador Elizondo

Animales hasta en la sopa

Decisión