No me gusta el canje
de tu presencia por un olor a flores
de tu luz por la luz de una vela.
No me gusta el trueque,
no me basta.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El retrato de Zoe y otras mentiras, de Salvador Elizondo

Animales hasta en la sopa

Decisión