Uppercut

Un crepitar de huesos y músculos contraidos,
no los consejos inútiles ni las palmadas en la espalda,
ni siquiera los saltos al vacío o una bofetada hipócrita,
ni el llanto que ensucia mi rostro y en el que luego me revuelco.
Ni siquiera las noches que se borran con alcohol o cuatro fumadas.
O las manos ásperas y apenas conocidas,
ni los gatos que se buscan para fornicar
y perderse luego en la bruma de la noche.
Ni siquiera el amistoso "reacciona",
o los tragos con acción analgésica para el cerebro.
No sirvieron las múltiples terapias de lágrimas
ni cualquier sacudida.
Fue necesaria una explosión y el crepitar de huesos.
Los músculos contraídos,el estertor aplicado no sólo a la mandíbula
sino también a la mente.
Un uppercut a los pensamientos tantas veces masticados.
El estallido, el posterior movimiento en cámara lenta,
el verdadero dolor instalado en los pies, las rodillas,
la espalda, el cuello, el rostro y el alma.
Duélete y reacciona, dice El Sacudimiento y amenaza:
Ahora si, ya basta.

Comentarios

elnuKa dijo…
muchos NO y muchos SI... y en un si hay un no... tons como que me confunde... pierdo tu voz

Entradas más populares de este blog

El retrato de Zoe y otras mentiras, de Salvador Elizondo

Animales hasta en la sopa

Decisión