De Edipo Rey:

"Para qué vivir en continua alarma, si la casualidad manda siempre como un soberano en el destino de los hombres y nada puede ser previsto con certeza. Lo mejor es vivir en medida de lo posible, al dictado de la Fortuna".

Comentarios