Fin de semana

Los fines de semana son deprimentes
alucinantes
dementes
escurren por sus paredes
litros y litros de nostalgia viscosa
y sus pisos de viernes,
sábado y domingo están pegajosos por el desdén regado
se adhiere a los zapatos
esa mezcla de llanto y olvido color violeta.

Los fines de semana son nefastos
te dan tiempo suficiente para extrañar
de forma inútil
para embarrarte de deseo impregnado en los muebles
de recuerdo flotante en su música ruidosa
de sonrisas y llanto que navegan como barco en la botella.

Los fines de semana son lo peor
mezcla de sustancias pegajosas
botica donde se preparan
brebajes viscosos y tentadores
aderezados con recuerdos hilarantes
y un poco de llanto

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El retrato de Zoe y otras mentiras, de Salvador Elizondo

Animales hasta en la sopa

Decisión