Eres el destino que no creí tomar y que se convirtió en camino.
Un viaje en carretera sintiendo la brisa del mar. Una siesta después de un largo día. Un árbol en medio de una ladera a pleno rayo de sol. 
Me recuerdas 
que sigo viva.
Tfr

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El retrato de Zoe y otras mentiras, de Salvador Elizondo

Animales hasta en la sopa

Decisión