27-12-13

Me cuidó en el hospital cuando recién me estrellé. Pasamos unos días comiendo nopal y queso mientras mi mamá y mi hermana estaban en Monterrey y además me daba la mano para atravesar las calles después del accidente pues yo tenía miedo. Y se despidió de mí, diciéndome que me quería, sin palabras, con un fuerte apretón de manos. Ahora nomas me ve desde arriba.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El retrato de Zoe y otras mentiras, de Salvador Elizondo

Animales hasta en la sopa

Decisión