Nociones de urbanidad

Disculpa si no sé buenas maneras, si te veo con insistencia
es que me gustan tus ojos y el tesoro entre tus piernas,
tu voz de agua que brota, que corre, que bulle,
y tu pensamiento que danza, que gira, vuela. 
Perdona si no soy de formalidades, mi atención está en regalarte 
una nube, un guiso, un gesto. Te escucho con la vista, recreo 
tus redondeces y delineo tus silencios. 
Disculpa si soy el haz de luz que atraviesa tus ojos, 
si me vuelvo los bordes de tus labios a cada palabra que dices, 
si lamo tus frases en mi mente y a veces no respondo, 
mi contemplación no sabe de permisos, sí de perdones.
Mi adoración no sabe de etiqueta.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El retrato de Zoe y otras mentiras, de Salvador Elizondo

Animales hasta en la sopa

Decisión