No es personal

Le dije: No te vayas, ¿quién masajeará mi cerebro hoy?
Contestó: No es personal. Recuerda que soy un árbol que vuela.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El retrato de Zoe y otras mentiras, de Salvador Elizondo

Animales hasta en la sopa