My man

El hombre que amo tiene además de cabello largo
un montón de sueños en la cabeza.
Vive en una cabaña y hace de su vida su propio plan.
El hombre que amo tiene los ojos más confortables
y mullidos que en color azul se pueda hallar. 
El hombre que yo amo prende un cigarrillo y se asoma a la ventana
tiene la curiosidad del niño y la experiencia de un mago.
El hombre que yo amo es un caballo salvaje que se echa como gato para dejarse acariciar. 
El hombre que yo amo me da calor con su aliento, acaricia mis noches y acompaña mis días.
El hombre que yo amo me prepara el café y yo me quedo viéndolo mientras sorbe, mientras hace sus labores, mientras me ve.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El retrato de Zoe y otras mentiras, de Salvador Elizondo

Animales hasta en la sopa

Decisión