Ya paren de decir no podríamos, nos parecemos mucho. O eres egoísta y no sabes compartir. Ya dejen su: somos polos opuestos y éstos no se atraen. Tú eres gruñona y yo soy irasible, tú eres mandona y yo un capataz, tú piensas mucho y yo soy espontáneo. En el amor no se discrimina. Uno se da
o no se da.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El retrato de Zoe y otras mentiras, de Salvador Elizondo

Animales hasta en la sopa