Soy veneno, tan dulce que no te das cuenta y tan amargo que no puedes pasarlo. Soy un niño grande, no trates de educarlo, no sirve, sólo camina a su lado y escúchalo si te lo pide. Soy un aprendíz no de niña, sino de mujer, quiero dejar de pensar en mi misma y darme. 
Estoy feliz, estoy enojada, estoy triste. Pero estoy.
Acéptame así.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El retrato de Zoe y otras mentiras, de Salvador Elizondo

Animales hasta en la sopa