Y uno anda por ahí, tarareando los días de la semana, amando uno, quizá, prefiriéndolo, sin saber que en un tiempo, en ese día, se marchará.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El retrato de Zoe y otras mentiras, de Salvador Elizondo

Animales hasta en la sopa