Y uno anda por ahí, tarareando los días de la semana, amando uno, quizá, prefiriéndolo, sin saber que en un tiempo, en ese día, se marchará.

Comentarios