Negro

No puedo seguir pensando
en lo mismo
un viaje sin antídoto.
No puede seguir girando,
la rueca en cabeza martillada,

taladrada, no puedo.
¿Yo qué tengo que hacer con eso?
Nada, ni siquiera un lamento, el reproche.
¿Yo qué tengo que alegar?
Me queda mirar alrededor,
de la vida vivir,
no puedo pensar en gris, en negro:
pulmonar, edema, orgánica, falla.
No es posible dar vueltas
tantas veces en un mismo camino.
Tengo esto que veo, tuve todo,
no hay más, no había.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El retrato de Zoe y otras mentiras, de Salvador Elizondo

Animales hasta en la sopa