Siempre hay hombres...
siempre hay mujeres.
Amantes nunca faltan.
Amados, sí.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El retrato de Zoe y otras mentiras, de Salvador Elizondo

Animales hasta en la sopa

Decisión