Egoísta


No habrá más nube que me haga sombra.
No eres tú la roca en que me paro.
Soy yo.
No es de tus brazos donde obtengo abrigo
es de los míos. Y aquí me quedo.
Emanan las risas, nos come el día,
tú no estás, la luna se deja ver,
hay que ganarle al tiempo.
Detrás de la fría noche no están tus ojos de duda.
Este es mi lugar.
Y aunque estire la mano para seguirte buscando
es aquí donde resuenan mis palabras,
es en esta noche donde permanezco.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

El retrato de Zoe y otras mentiras, de Salvador Elizondo

Animales hasta en la sopa

Decisión