Pequeña

Te vi caminar con Constanza de la mano y pensé que no puede pasarte nada porque tienes que estar con ella.
Te miré llevarla en brazos y pensé que no puedes irte ahora porque te necesita.
¿Qué sería de esa niña sin ti, papá?, me pregunté.
Luego me di cuenta que esa niña soy yo.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El retrato de Zoe y otras mentiras, de Salvador Elizondo

Animales hasta en la sopa

Decisión