Viaje de exorcismo

Mmm, de Xalapa lo único que me gustó fue el café (excelente) y la música en La Sopa (son jarocho o huapango).
Claro, claro, no tuve tiempo de ir al Lencero, pero hay más tiempo que vida. Quizá regrese a ese lugar en unos veinte o treinta años.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El retrato de Zoe y otras mentiras, de Salvador Elizondo

Animales hasta en la sopa

Decisión