Envuelta en ti

Duermo sobre tu cuerpo
almidonado con aroma de noche
Duermo con tu voz que escurre lenta
por las murallas de mi cuerpo
Me pierdo en tus labios que saben
al eco de un canto sereno
Intoxicada entre tus lienzos

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El retrato de Zoe y otras mentiras, de Salvador Elizondo

Animales hasta en la sopa

Decisión