Lamento

Tu útero clama

pero quizá tengas miedo.

El cura sentencia

pero te puedes ocultar.

Tu madre seguro va a reclamarte

pero tú le darás la espalda.

El tiempo te ausculta,

con estetoscopio en mano.

Va a continuar su marcha

y entonces no habrá regreso.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El retrato de Zoe y otras mentiras, de Salvador Elizondo

Animales hasta en la sopa