Música culposa

No sé si sea un gusto culposo o no, pero varios momentos de mi vida los he dejado acompañar con música de Moenia. Recuerdo la vez en que le dediqué al sujeto de mi amor la canción Manto Estelar: "no sería a ti..." le cantaba porque por supuesto, el sujeto no me hacía caso.
También la vez en que deseé tanto que alguien no se fuera con "Regreso a casa" y entonaba la canción como un mantra. O cuando estaba enamorada de uno de mis mejores amigos, como me ha ocurrido varias veces..., y secretamente le dedicaba "Estabas ahí" en versión acústica o se la ponía en el estéreo del auto cuando nos escapábamos a la cascada de Quetzalapa. Y tampoco he olvidado la vez en que fui con el amor de mi vida en agosto de 2011 a la Feria de Huamantla y él propuso entrar a oírlos. Yo estaba alucinada, a su lado, escuchando canciones melosas de Moenia. Pero el instante terminó como termina todo y hoy quedan recuerdos.
Creo que este día tocan en la feria y no me dieron una lana por promocionarlos. Alguien me decía que vivo del pasado. Pero finalmente la gente que escribe muchas veces se aferra a eso, al pasado. O a sus traumas, obsesiones y deseos. En ellos está basado su alimento.
Vayan a ver a Moenia a la Feria de Tlaxcala hoy, qué importa si son un gusto culposo. Quizá les quede algún recuerdo.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El retrato de Zoe y otras mentiras, de Salvador Elizondo

Animales hasta en la sopa