No escritor, no empieces a hacer meditación, no hagas yoga, quédate con tus crisis de ansiedad, guarda tus obsesiones. Síguelas anotando en donde puedas, consérvalas al menos unos años, En cinco o en diez, si eres constante persiguiéndole a tus fantasmas la cola, tendrás literatura.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El retrato de Zoe y otras mentiras, de Salvador Elizondo

Animales hasta en la sopa

Decisión