Qué bueno es, en un momento, sentirse enamorado.
Antes de que traicione la conciencia.
Antes de escoger mentirse
no aquí sino en otra parte.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El retrato de Zoe y otras mentiras, de Salvador Elizondo

Animales hasta en la sopa

Decisión