Hora de la cena

"No estoy hastiada, ni quisiera saber si tú lo estás o algún día lo estarás", oyeron decir entre dientes a la mujer que avanzó hacia ellos siguiendo de largo con bolsas de recaudo en ambas manos. Iban a dar las seis, Rocío volteó a ver a Raúl.
— Nunca me voy a casar—le dijo.
Él la miró, la rodeo con los brazos y aún ignorante del hastío contestó:
— Si te casas conmigo, cenemos fuera.

Comentarios

marianna dijo…
¿y se casaron? muchos abrazos! te avisaré de la siguiente vuelta por cholula, esa fue improvisada. te mando muchos abrazos

Entradas más populares de este blog

El retrato de Zoe y otras mentiras, de Salvador Elizondo

Animales hasta en la sopa

Decisión