Hoy vi una casa como la que hubieramos tenido.Espaciosa, con buena iluminación. Donde tendríamos nuestro estudio y un jardín delantero con dos perros. Donde hicieramos fiestas con amigos artistos (no las escritoras a las que les veías el trasero, sino otros amigos). Donde bailaramos y escucharamos rock. Hoy recordé que te gustaba la maldita vecindad, hoy recordé q te recuerdo a veces.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El retrato de Zoe y otras mentiras, de Salvador Elizondo

Animales hasta en la sopa

Decisión