CONTEMPLACIÓN

Para Guillermo Samperio, por sus ejercicios.

Con tu cansancio tumbado en la cama observas la nube de humo del último cigarro, ése que prendió cínicamente después de tenerte y antes de salir dejándote el perturbador sonido de la puerta como recuerdo.
Al fondo, un rinoceronte metido en un mal cuadro te mira y encuentra tu posición sobre la cama un tanto incitante; piensas que le dan ganas de embestir, tal como lo hizo él.
Examinas la corriente oscuridad del cuarto en el que un ropero guarda las memorias de encuentros fugaces. Ahí está tu abrigo y ahí se quedaron, tal vez por olvido, quizás a propósito, un sombrero de lana que presume haber sido bello y un zapato de mujer. Otros amantes olvidados.
El espejo distante del tocadorcito frente a ti deja que te des cuenta de la tristeza; del vacío, de ése que no se ve pero se siente, de la sensación de haber sido utilizado. Mientras, contemplas a aquella mujer que aún abierta de piernas mira a su alrededor. Todo fue tan rápido.
El lugar no pudo haber sido otro, aunque tú lo hayas pagado. Un cuarto sombrío, lleno de cosas, vacío de algo que valga la pena (¿te recuerda algo?); y además, de arquitectura vulgar como los dedos ansiosos de él. De aquél que se salió azotando la puerta, que sólo balbuceó un leve adiós y al que verás mañana de lo más normal como si esto no hubiera pasado.

Comentarios

Magda dijo…
Es un buen texto, muchas felicidades.

Sin embargo es triste, su significado refleja una realidad que vemos frecuentemente en este mundo...
Zoe dijo…
Triste pero real. Muchas gracias por tu comentario Magda, es un honor que vengas a leerme. Un abrazo.
Anónimo dijo…
Que amable, gracias. Me permitó tomar la imagen de tu perfil.

Saludos

Magda
Jucar dijo…
Sí, describes una triste realidad, pero lo haces con una narración llena de bellas metáforas y un estilo narrativo muy bueno, así que felicidades.
Coincido contigo en que es algo real, pero no sé a qué nivel; creo que existen varios niveles de relaciones, las irreales que maximizan las cuestiones sombrías y las reales que superan esas cuestiones.
Me gustó mucho. Gracias Zoé
felipe dijo…
parece que se perdio el comentario. Decía, se presta para muchas lecturas llenas de símbolos. Estupendo texto
Me a entristecido el fonde tus palabras, es recordar tantas cosas.

Me encanto el post, nos seguiremos leyendo, hasta luego.

Entradas más populares de este blog

El retrato de Zoe y otras mentiras, de Salvador Elizondo

Animales hasta en la sopa