Himno

"Lo malo es mentir palabras de amor, acéptalo no estamos para eso, nos falta valor..."
Babasónicos "La puntita.
Jueves 21 de abril de 2005.
La aventura comienza como a las 5:45 pm. Me atrevo a enfilarme por la calle "principal" de este remedo de ciudad para cumplir un encargo (como siempre).
Hay caos sobre la mencionada calle. Un camionero, de esos que intenta esconder su complejo de inferioridad refugiándose en el armatoste que tiene que manejar, me "avienta el camión". Me bajo. El coche está arrugado. Exigo que me pague. Como ocurre casi siempre que un hombre maneja, el honorable chofer se me pone flamenco. No quiere pagar bajo argumentos incoherentes. Llega mi salvador. El arreglo finaliza con una miserable tercera parte del dinero que pedía originalmente. Es tarde. A las 7 tenía que estar en el punto de reunión. Con todo el asunto llego hasta las 8. El auto, algo enojado como yo, penetra una pequeña, pequeñísima ciudad. Pasamos la zona nice (esa a donde los niños de la UDLA acostumbran ir a ponerse etílicos), pasamos por calles sin pavimentar. Empiezo a dudar que el concierto sea ahí. "Tal vez veamos a los dobles de los Babasónicos, no nos fijamos bien en el cartel publicirario", argumento algo nerviosa.
Por fin llegamos a la pulquería, porque eso es precisamente. Una pulqueria puesta en el patio de una casa por el que se pasea un perro de raza pastor inglés. Sobre el escenario rebosan espectantes los instrumentos. Una cerveza para el coraje de la tarde. Ahhh... podría tomarme otra mientras esperamos que den las 10:30
El patio se empieza a llenar con personas de todo tipo: niños con apariencia de becados en la UDLA, niñas con anteojos de pasta pseudo intelectuales, algunos greñudos y por supuesto, fresas de todos los géneros. El ambiente está chido, el lugar, cosy, alternativo. Una hora después aparecen los Babas. Ya no me importa tanto el incidente de tráfico con el acomplejado chofer de autobús.
Suena "...oh sí, estoy mirando a tu novia y qué, no tengo nada que decirte ella me gusta y yo a ella también..." Los Babasónicos se echan unas canciones del Jessico (aunque faltó El loco), también un par perteneciente a sus discos anteriores, finalmente, todos los temas del Infame. La gente está extasiada, loca. Coreamos, como si del himno de nuestra generación se tratara, La puntita.
Ya no me siento tan enojada ni decepcionada de la gente. Ese vocalista de los Babas extasia. Tiene una voz que uuff... hasta pude haberme enamorado de él esa noche. La cerveza y la música logran buenos efectos en mí.
Como a la 1 am regreso al remedo de ciudad que quiero tanto.

Comentarios

""me "avienta el camión". Me bajo. El coche está arrugado. Exigo que me pague. Como ocurre casi siempre que un hombre maneja, el honorable chofer se me pone flamenco""

Aunque no me creas, ésto me hizo reír por horas, decidí regresar a decírtelo... esa palabras en una linda dama, qué locura! Good lo de los babas!
Zoe dijo…
Entrañable Mono, muchas gracias por venir. Un beso.
Mr. Cougar dijo…
Disculpa si mis visitas a tu blog son muy esporádicas... :S

Por cierto... me habría encantado estar en ese concierto, aunque los Babasónicos sin "El loco" no son los completos Babasónicos... lo siento, es mi canción favorita... :P

Nos seguimos visitando :)
mark dijo…
Si de complejos se trata porque insistes tanto en que la banda udla es fresa? No es una ironía que el lugar que tanto desprecias sea asistido por casi pura gente de por allá?
Zoe dijo…
Me mal entiendes Mark. No desprecio a los udla, ni tengo complejos por su causa. Tal vez no leíste bien mi post. Dije que había fresas... no sé de dónde ni me interesa, sólo quería ambientar el texto. Gracias por entrar y darte una vuelta por estos lares.
Gilberto Marti dijo…
Zoé:
Vi tu comentario en mi blog. Gracias.
Saludos. Te leo.
Agua de brisa dijo…
Vaya aventurilla la tuya pero lo importante es que llegaste con el coche arrugado y disfrutaste del concierto...al final valio la pena!

Un beso en la punta de la nariz!