Quizá la ignorancia del amar es precisamente, entregarse demasiado. Desgastarse, dejar de ser.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El retrato de Zoe y otras mentiras, de Salvador Elizondo

Animales hasta en la sopa