G. V. Z.

 
Presiento que te recorro bien, que me llenas, que embonamos,
que por algo ha pasado así como hasta ahora.
Descubrirte es encontrar una isla bella, excitante con mucho por debajo y alrededor.
Presiento que no estoy equivocada al hacer esta incursión en ti y dejar que me envuelvas.
Intuyo que harás que camine, que me de sed, que beba tus manantiales,
que andando deje que tomes mi mano con tus aves, tus ramas y tu canto.
Creo que sabrás de mí incluso más que yo al recorrerte
y aún así seguirás siendo mi paraíso y yo tu explorador.
 
 

Comentarios