Mis celos excesivos se manifiestan como un pretexto sencillo para decir no, tampoco eres tú.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El retrato de Zoe y otras mentiras, de Salvador Elizondo

Animales hasta en la sopa