Coágulo

Indiferente color gris
contra el que duermes
la siesta de los incautos.
Vaho de estalactitas
enmohece tu nariz,
ojos de olvido
tallados
un instante
repetido en la oscuridad
de tu vigía.
Espera
movimiento inútil,
oleaje de un pecho vacuo
a la orilla del flujo cristalino
intermitente
de faros que se prenden.
Interminable
recuerdo nubloso
de una casa que no intuyes.
Y aquí sentado, a tu lado
Atreyu hace guardia
correría de un regreso,
el calor de tu nariz,
y luz reflejada.
Cola quieta,
expectante
te echa de menos
desde hace dos horas
con el pelaje frío,
retorno que no sabe hacer solo.
Presiente
que quizá más tarde
despertarás de tu sueño viscoso
de color rojo.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El retrato de Zoe y otras mentiras, de Salvador Elizondo

Animales hasta en la sopa

Decisión