Incongruencias

Ahora vas a reuniones y en manada te obnubilas con cerveza.
Te gustan las niñas tontas de blusas chillantes y bufandas en época de calor;
esas que se hacen las inocentes pero que saben más de manipulación y sexo que tú.
Ahora viajas, vas a las ruinas arqueológicas y a la playa.
Ahora no te asustas ante lo incongruente de la vida y hasta andas tú mismo
cumpliendo tus incongruencias.
¿Será que te hacía falta crecer y a mi lado creciste,
será que no te dejaba ser y partiendo de mi lado expandiste tus miedosas alas?
No lo sé. Sólo siento que ahora simplemente en la distancia
te desconozco.

Comentarios

Hellhammer dijo…
Te faltó mencionar que aparte de gustarle las chicas de blusas chillantes y bufandas en épocas de calor, también le gustaban la de la mochila azul y la del bikini azul.

Y no sé, ya hablando seriamente creo hay personas que no maduran jamás, que así es su naturaleza, lo mejor es sobrellevarlas.

Nunca hay que pasar una vida intentando entender a una persona cuando posiblemente no nos entendemos a nosotros mismos.
June dijo…
Alguien puede decir que hay cosas que no le interesan y al día siguiente correr tras ellas, es curioso, muy curioso, es como cuando te prometen que no sienten frío y luego de que te volteas les ves el suéter....

Me gusta lo que escribes y hay algo ahí, alguna cosa que me hace recordar una vieja vivencia, gracias por escribir.
deja que se vaya a la playa, tú quédate en la tuya; sin bufandas a destiempo ni nada de eso. un abrazo!
Z. dijo…
Saludos a todos, perdón por contestar apenas.

Entradas más populares de este blog

El retrato de Zoe y otras mentiras, de Salvador Elizondo

Animales hasta en la sopa