Alguien me dijo alguna vez cuando terminé con Paul:

"No dudes de su tiempo juntos".

Y ahora lo entiendo. No hay que desperdiciar tiempo ni energía en resentimientos ni rencores hacia alguien que en su momento estuvo contigo, que te amó a su tiempo. No debes dudar de que el amor que sintió, en verdad lo sintió. Que después no pudieron seguir juntos, eso es otra cosa.

Gracias Paul, cuídame desde donde estés.

Comentarios

Anónimo dijo…
Mi Tzu! Gracias por estas palabras. Ahora entiendo! Besos

Entradas más populares de este blog

El retrato de Zoe y otras mentiras, de Salvador Elizondo

Animales hasta en la sopa

Decisión