Yo, sereno*

Yo sereno, cómodamente habituado a la Naturaleza,
Señor de todo y Señora de todo, siempre seguro en medio
de las cosas irracionales,
pero imbuido como ellas, pasivo, receptivo, silencioso como ellas;
comprendiendo que mi trabajo, pobreza, notoriedad,
debilidad, crímenes, son en realidad menos
importantes de lo que pensaba.
Viviendo por los mares de México o el Manahatta
o el Tennessee, o más lejos, hacia el norte
o tierra adentro;
viviendo como hombre de río, de bosque o de cualquier
tipo de zona rural de estos Estados, o hacia
la costa o los lagos de Canadá,
donde esté quiero seguir inconmovible ante las contingencias:
enfrentar noches, tormentas, hambre, ridículo, accidentes,
desprecios, como los árboles y los animales.

*Walt Whitman en Saludo al mundo y otros poemas.

Comentarios

uy, que bueno. un abrazo y extrañamiento
Himeko dijo…
Hola!!!

No recuerdo como dí con tu bló, pero me encanto. Me gusta tu forma de escribir, tu sensibilidad y lo que transmites en tus líneas.
Espero leer un post nuevo pronto.
Saludos desde San Luis Potosí.

Entradas más populares de este blog

El retrato de Zoe y otras mentiras, de Salvador Elizondo

Animales hasta en la sopa

Decisión