Hace falta... un poco de poesía

Yo sentía en cada poro tu menor pensamiento-
cómo Eso nos colmaba, cómo nos desbordábamos,
cómo llenábamos todo.
¿Qué estaba dentro o fuera?
¿Existía esa luz dentro de nuestros cuerpos, o éstos,
envolturas opacas, se hallaban en luz, inadvertidos,
mínimos?
¿Qué estaba dentro o fuera?
¿Qué cosa no lo estaba?
La luz, masa compacta de la cual emergían nuestros
cuerpos, a la cual volvían.
Y cada cosa era un resplandor vibrando apenas,
ondulando en la luz.
¿Y esto ya sucedió y es un recuerdo, o es algo que
vendrá? ¿O está ocurriendo ahora en otro espacio?
¿Y que hay después?
¿Habrá después?




Fragmento de El diván de Antar, Elsa Cross.

Comentarios

hacen falta tantas cosas tan suaves. hacen más falta momentos más atinados, precisos, hermosos. yo como siempre, mandándote abrazos, flores, aplausos.
Luis David dijo…
Siempre habrá después contigo.
Siempre hay un después en todo, una sucesión de acontecimientos en cadena.

Buen poema.

Saludos!

Entradas más populares de este blog

El retrato de Zoe y otras mentiras, de Salvador Elizondo

Animales hasta en la sopa