Misterios femeninos

Ni las lágrimas terribles, ni la suerte de las mártires provincianas, ni las almas colmadas de dramáticos adioses han incidido tanto en mi corazón lópezvelardiano como lo que ocurre en este misterio: por qué las mujeres se caen en las banquetas y se ponen en las rodillas unos raspones como de niño chiquito. Nunca he sentido tanto el deseo de protegerlas, de arroparlas paternalistamente, de arrimarlas a mi corazóin como cuando el cemento artero las faulea y el piso se les esconde bajo los pies y ellas descubren de pronto todo el vacío de la vida, el pozo de la ausencia sin regreso. Algunas veces las he detenido antes del derrumbe o, cuando la participación de mi brazo ha sido infructuosa, mi sola presencia ha contribuido con humildad a no hacer tan visible o tan sensible ese vacío. Pero sobre todo las he visto entrar a un sitio con las medias o la falda rotas, o la mezclilla partida por las rodillas y la mordida de piraña del cemento bajo el harapo. Y las he visto caerse desde lejos y con la imposibilidad de remediarlo, y he visto que algunos transeúntes se detienen a preguntarles si están bien, o las he visto levantarse sin que —según ellas— alguien las viera, y las he visto quitarse una lágrima o aguantarse como los machos y he sentido una profunda tristeza por todo eso. Y son vanas las explicaciones. Yo, que tanto he ahodado en este misterio, todavía no atino a resolverlo. Alguna vez pensé que la respuesta estaba en los tacones altos, mata molleras o agujeracráneos, que las damas usaban antes; ahora veo que no es así: las mujeres pueden usar zapatos de tacón bajo, tenis o huaraches, y el vacío seguirá abriédose a sus pies.

Aguilar, Luis Miguel. Los misterios de la mujer.

Comentarios

Hola Zoé. ¿Tu te sientes identificada?
A veces los hombres tenemos imágenes lindas, regulares y descabelladas y casi nunca recibimos opiniones de ustedes... ¿qué nos podrías compartir?
Lindo pensamiento; el papel de mártir (sin ofender a nadie espero) siempre le ha quedado bien a las mujeres, es como si de alguna forma siempre estuviesen en el mejor de los casos para sentirse la víctima. Claro no es siempre, pero como dicen, es lo que se acostumbra ver; o alguna vez han visto a un hombre derrumbarse sobre el pavimento?, yo si...
Zoe dijo…
Hola Armando. Trascribí este fragmento porque efectivamente, para mí, es también un misterio el hecho de que las mujeres caigamos así, incluso cuando no hay tacones altos de por medio. Me identifico porque me choca que me pase... ¿será que estoy perdiendo la práctica para caminar? No me gusta sentirme la víctima José Luis, así que cuando eso me pasa, volteó para todos lados y me levanto lo más pronto que puedo, pero parece que siempre hay alguien que ve.
Saludos.
Anónimo dijo…
ay, qué liiindo. neta.

Entradas más populares de este blog

El retrato de Zoe y otras mentiras, de Salvador Elizondo

Animales hasta en la sopa