ROJO

Toma una rama, gíralo con ella.
Rodará por su propio peso.
Rollo de carne que cruje.
Pínchalo. Rezuma.
Muérdelo. Parece que está fresco.
Escúpelo. Luce bien la sangre en tu boca.
Aplástalo, antes de que vengan las moscas.
Toma un sorbo de mar, enjuágate,
quita el sabor amargo que incomoda.
Písalo. Hace rato que no late:
un edificio sin puertas, ventanas rotas
pedazo de carne sin forma.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El retrato de Zoe y otras mentiras, de Salvador Elizondo

Animales hasta en la sopa